agosto 09, 2008

El Presidente que no llegó a Córdoba

Un grupo de habitantes de la colonia Colorines en Córdoba no pudo ver a Felipe Calderón. Ellos tampoco querían verlo a él. Querían saludar a Fidel Herrera, el Gobernador de Veracruz. Yo los encontré tomando refrescos y molestos. Me metí entre ellos, eran un grupo de 35 personas calculo. Les mostré mis credenciales. "No queremos a la prensa", gritó alguna o alguno, estaban acalorados. Me fui hasta el centro mismo de la muchedumbre y hablé con su representante. Me invitó un refresco, el cual, como manda la política, rehusé aceptar en primera instancia, pero insistió diciendo: "Toma, toma, además yo no pago, jajaja". Ante esa jocosa insistencia, y viéndome rodeado de todos ellos, y ante la idea de que un rechazo es una ofensa, acepté. Lanzan injurias contra Felipe Calderón.
Un grupo de perredistas levanta pancartas de insultos contra el presidente. Se lanzan con más descalificaciones, quejas y protestas contra él frente a los micros. Desde que tomaron una dependencia policial en Córdoba, no les presto mayor atención. Quien viola las leyes de manera tan escandalosa no puede estar pretendiendo que se le tome en serio.
Ella vino con toda su familia. Quiere ver al Presidente. Sólo que la separan unas cuatro cuadras de la nueva clínica del IMSS que sería inaugurada. Su niña, de unos cuatro años, le pregunta: "¿Vamos a entrar mamá?". "No mi hija, no podemos, ¿no ves la reja?". La pequeña hace un movimiento rápido y atraviesa la reja verde oscuro. "Yo sí puedo".
Me encuentro a otra mamá en el centro de acreditación, allí donde sólo entran los invitados que tienen que pegarse un sticker horrendo en la ropa. Empezamos a hablar. Me enseña la carta que ha escrito su hija. Le digo que soy periodista. Ella corre y trae a su niña, me la pone en frente, saco la grabadora y le digo a ella, que tendrá unos 10 años:
¿Nos puedes contar, dentro de lo posible, qué le escribiste al Presidente en tu carta?
...
Le tomo unas fotos. La mamá sugiere darme la carta. Dice que ya se tiene que ir. No la acepto, le digo que quizás puedan ver a Calderón, que espere un poco más, y sé que miento de la manera más flagrante.
De acuerdo en que Felipe Calderón fue elegido presidente de México por una pírrica mayoría. Que la oposición es fuerte y que llegaba de visita a un estado y una ciudad priista. Pero, los del PRD no sumaban más de 17 personas, los del PRI unos 40 y tantos. Entonces a qué le teme.
"A la delincuencia joven, al crimen organizado". ¿Ah si? Pero si acaba de invertir no hace mucho unos 226 millones de pesos en su seguridad personal. Así que su pellejo anda bien resguardado. Cualquier cordobés pudo comprobar esto, con el despliegue de efectivos policiales federales, estatales, militares, patrullas y tipos medio brutos, como el que me topé en una reja y a quien tuve que repetir más de una vez mi inquietud, porque se le hacía difícil el idioma español. Un par de monosílabos y pudimos comunicarnos. Este cerro de músculos daría la vida por cualquiera, no porque tenga valor en sus huesos, sino la ignorancia al uso oportuno y a flor de piel.
Felipe Calderón no vino a Córdoba. Yo me resisto a creer que así fuera. Quizás llegó al IMSS, a ESBAO, pero a Córdoba, a ver a los cordobeses, a esta tierra, ni se asomó.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola mi estimado peruano... , apesar de tu amplia experiencia periodistica te hace falta convivir mas tiempo dentro de un ambiente tan interesante como lo es la politica mexicana, para entender como se maneja en nuestro pais.

Dentro de la cultura politica, no todos los grandes personajes, se pueden dar el lujo de andarse paseando por cualquier lugar y menos en el ambiente hostil en el que se encuentra Mexico, y es por ello que el dia que nos visito el sr. Presidente, no se fue a tomar el cafe a los portales como los ricos y mediocres policos veracruzanos, por el contrario hizo acto de presencia donde se le requirio, y una vez terminada su participacion, tomo su agenda presidencial, y siguio la ruta predispuesta por su comitiva.

Te imaginas si el presidente se pusiera a platicar con todas las personas que le reclaman chingadera y media... k un fraude a AMLO y k una rateria de impuestos,en fin, un chingo de pendejadas, pues nuca saldria de cordoba y el pais se estanca...

Asi k como dicen por ahi... en donde estes, haz lo k ves, o algo asi, pero estas en mexico y hay k disfrutar de la libertad de expresion!!!! un saludo

Manu dijo...

Me parece muy buena crónica, 'Fernando'. Y respeto el punto de vista de aquí mi primo 'el anónimo', aunque me parece que tú tienes más razón que un santo... Calderón vino... pero a decir cuatro 'perogrulladas' políticas de cajón y a montarse en el helicóptero de vuelta a no sabemos dónde. Si el propio presidente de un país da la imagen de.. no puedo ni saludar a la gente porque tengo miedo.. qué vamos a pensar el resto de los ciudadanos? Así vamos a construir un México más seguro? Con dirigentes así, no creo.
He dicho.
Manuel Ureste (www.vivirparacontarloco.blogspot.com)