febrero 20, 2009

Que me cante en quechua



Estaba parado en la fila de un cine en Lima esperando a ver la película Madeinusa. Delante mío una muchacha llamó mi atención. La acompañaban un par de amigos. Estaba casi seguro de que se trataba de Magaly Solier, pero no podía verle todo el rostro porque estaba de espaldas y de rato en rato sólo de perfil. Se fueron a comprar algo de comida y unas bebidas. Cuando ella volvió pude confirmarlo. Se veía pequeña y risueña. Me animé a hablarle.

-¿Tú eres Magaly Solier, verdad?
-No. (risa tímida y cómplice)

Le dije que yo sabía que era ella. Se me ocurrió que le ponga un autógrafo al reverso de mi boleto de entrada al cine. Ella lo hizo. Me enteré que era como la sexta vez que venía a ver su propia película.

Cuando la fila avanzó no pude evitar seguir sus pasos. En una actitud casi fetichista -mi amigo Balo me sugirió que de eso se trababa- me senté en la butaca justo posterior a ella. Vi toda la película teniendo a la artista delante mío. La luz cinematográfica atravesaba el espacio, la tocaba a ella y luego a mí. El discurso fílmico se había potenciado. Mi atención se afinaba en el efecto que producían ciertas escenas en ella. Sus ojos me estaban negados por la posición superpuesta de nuestras cabezas. Trataba de imaginarlos en su forma de helechos. Componer el reflejo. Esa idea me produjo una cierta excitación similar al instante que precede al sueño. Estaba conmovido.

Magaly Solier es un personaje singular. Es inocente, alegre y simple. En cada entrevista que le han hecho impresiona con su encanto. Nació en Ayacucho, Perú, una ciudad ubicada en la sierra y que sufrió lo peor de la época del terrorismo. Ahora vive en la bulliciosa Lima, la capital, que no le gusta, porque la directora Claudia Llosa la escogió para protagonizar sus películas. Llosa vio lo que hoy todos reconocen. Se dice que alguien tiene ángel cuando su presencia estimula lo mejor en nosotros, nos alegra, nos enamora. Magaly tiene ángel y se le nota demasiado.

"La teta asustada", reciente película de Claudia Llosa y que protagoniza Magaly Solier, acaba de ganar el Oso de Oro a mejor película en Berlín. Magaly se dio el lujo de cantar en quechua en la ceremonia de premiación. Fiel a su ángel ha emocionado a todo su país.

He puesto a Ima Sumac penetrarme con su música.

Tengo un sueño: que algún día Magaly Solier me cante en quechua. Sólo para mí.



Fotos: daylife.com

1 comentario:

MariCarmen dijo...

oie, no sabía q tú también tenías blog (la fiore me chsimeó)!

yo vi a Magaly Solier ayer en Larcomar!!! fue al avant premiere de La teta asustada! yo estaba ahí de pura casualidad y hasta le tomé fotos con mi cell (la resolución no es muy buena, pero algo es algo), tienes toda la razón, la chica tiene unos ojotes y mucho ángel!

la pela se estrena oficialmente mañana y, de hecho, ya quiero verla!

saludos!!!
MC